Saltar al contenido

Lijadora de banda

mejor lijadora de banda

Para un acabado perfecto, solo necesitas una banda de lija, un motor eléctrico y un par de tambores. Uniendo todos estos componentes, tendrás una lijadora de banda lista para poder realizar el tratamiento de superficies perfecto. Veamos en qué consiste este aparato y qué es capaz de hacer.

Catálogo de las mejores lijadoras de banda

¿Qué es una lijadora de banda?

Una lijadora de banda es una máquina que podemos utilizar para lijar fácilmente objetos que contienen madera u otros tipos de materiales. Usando este tipo de lijadora, realizaremos un esfuerzo mucho menor que si lo hiciéramos manualmente.

El proceso de lijado de una lijadora de banda es extremadamente sencillo: consta de un motor eléctrico que acciona el giro de un par de rodillos sobre los que se encuentra el papel de lija. Poniendo el material en contacto con la lijadora, se procederá al alisado total de su superficie.

Uno de los rodillos es el que pone en movimiento la banda de lija, y la tarea del otro es la de generar el desplazamiento lateral y controlar su tensión. Entre los rodillos, existe una placa cuya misión es la de mantener la lija contra el material a tratar.

La lijadora de banda está especialmente indicada para tratar grandes superficies planas. Lo bueno de este tipo de máquinas es el poco esfuerzo necesario para lijar una superficie en comparación con los métodos manuales.

Tipos de lijadoras de banda

Pueden clasificarse en 2 tipos principales: portátiles (la máquina se mueve por el material) o estacionarias (el material es el que se mueve por la máquina).

Las lijadoras de banda portátiles suelen ser de un tamaño mucho menor que las estacionarias. Por lo general, tienen una utilización doméstica o en negocios pequeños de carpintería. Algunos modelos vienen provistos de un pequeño saco, cuya utilidad es la de recoger las virutas del material desprendido.

Las lijadoras de banda estacionarias suelen usarse de manera industrial. Las hay de diferentes tamaños, en función del cometido que tengan. Suelen encontrarse en grandes fábricas o industrias.

Medidas de seguridad recomendadas

Al ser una máquina eléctrica de dimensiones considerables, hay algunas medidas de precaución que debemos tener a la hora de utilizarlas:

  • Procurar mantener el cable de alimentación por detrás de la máquina en su funcionamiento.
  • Cerciórate de que la superficie a lijar no contenga elementos como clavos o tornillos, ya que podría implicar un daño irreparable a la banda de lijado.
  • Utilizar algún elemento de protección para la cara, como una mascarilla, debido a las virutas que pueden desprenderse en el proceso.
  • Por el motivo anteriormente dicho, recomendamos también el uso de unos anteojos de protección, así como protectores para los oídos.
  • La lija debe estar siempre en perfectas condiciones. De lo contrario, pueden producirse cortes en el material tratado. Sabremos que una lija no está en condiciones cuando necesitemos un mayor esfuerzo para realizar el lijado.
  • Una vez procedido el lijado, retirar el polvo de la pieza con un cincel o soplándolo.

Dónde podremos emplear una lijadora de banda

Este tipo de lijadoras tienen una versatilidad muy grande, pudiéndose utilizar para:

  • Lijar materiales de fibra de vidrio.
  • Tratamiento de numerosas maderas en carpintería. En función de la consistencia de la madera, pueden emplearse lijas de diferentes densidades.
  • Paredes: pueden lijarse paredes de yeso, pastina, enduido, etc.
  • Chapas o superficies de diferentes metales.
  • Pisos de madera: aunque cualquier lijadora puede realizarlos, conviene emplear equipos más profesionales para el tratamiento de estas superficies.

La elección del papel de lija es importante. Consejos para un buen lijado

Hemos puesto numerosos ejemplos de uso de este tipo de lijadoras. Pero para poder hacer el tratamiento de las superficies, no debemos olvidarnos de la importancia que tiene el papel de lija en estos procesos.

No products found.

Hay diferentes tipos de lijas. Se diferencian en su soporte, en el número de grano que tengan y en su material. En función de todo esto, estarán indicadas para utilizarse en diferentes superficies. Como norma general podrías seguir estos consejos:

  • Para el lijado de metales, es conveniente la utilización de lijas de tela abrasiva. Gracias a su resistencia, tienen un rendimiento bastante bueno en superficies con esquinas o relieves.
  • Las de tela son las más utilizadas por ser más baratas y debido a la flexibilidad y resistencia que tienen. Suelen usarse en seco para maderas nuevas y en mojado para papel de carrocero.
  • El número de grano implica el grosor que tiene. A mayor número, grosor más grande.

Si tienes alguna duda sobre la lija a emplear antes de tratar cualquier superficie, te recomendamos que consultes con un profesional. La importancia de la elección de la lija es fundamental para un buen acabado.

Trata de acabar el proceso de lijado de una vez. Si se realiza en dos veces, es posible que el resultado no sea el mismo. Esto es debido a la presión que ejerce la lijadora de banda sobre el material. Si se interrumpe el proceso, es posible que haya dos presiones diferentes y el resultado no sea continuo.

Por último, nunca dejes tu lijadora de banda encendida parada sobre el material. Por la misma explicación que el punto anterior, la presión hará que forme una hendidura y malgastarás el trabajo realizado y el material. Ya tienes toda la información necesaria para poder tratar las superficies de una forma efectiva y fácil. Lo único que te queda es estrenarla.